Bicicleta y Montaña en el Fin del Mundo

Más reciente

La hermosa la coruña

Después de 3 días y medio de navegación, llegamos el jueves pasado a la coruña. Una ciudad preciosa, de 250000 habitantes y muchas sorpresas. Las fotos incluen vistas desde la cima de la torre de Hércules, el faro mas antiguo en funcionamiento, es de siglo primero, la entrada a finisterre, a marina la coruña, donde estamos, y una gratitud enorme por una singladura, segura, emocionante y bien navegada.

20121111-214613.jpg

20121111-214643.jpg

20121111-214701.jpg

20121111-214721.jpg

20121111-214754.jpg

20121111-214815.jpg

20121111-214832.jpg

20121111-214858.jpg

20121111-214735.jpg

Esperando en camaret

Algunas fotos de camaret, hermoso e increible

20121030-200925.jpg

20121030-201018.jpg

20121030-201031.jpg

20121030-201056.jpg

20121030-201134.jpg

20121030-201148.jpg

20121030-201214.jpg

Preparando el cruce

Hola a todos.

Estoy en camaret sur mer, un hermoso pueblo bretón donde los infaltables
Preparativos del barco me
Mantienen feliz y ocupado. El barco esta muy bien, tenemos que dejar el motor preparado para no tener que reportar diésel tan seguido y ya. Esperamos hacer los arreglos definitivos en España, en la
Coruña o Vigo probablemente.

Es un pueblo hermoso. Linda la gente de Bretaña. Orgullosa y cordial.

Hasta la Próxima

Dia 8 la espera incierta

Día 8 – la espera incierta

Habiendo aplanado brest y sin muchos más destinos por conocer, al menos que hasta este momento sepamos, sólo nos queda esperar al barco, a jacky 4. Son esos momentos de sabiduría y paciencia, que sólo el mar, y en mi caso la pesca, me ha logrado enseñar. Paciencia, todo tiene su tiempo, ya llegara el momento del mar.
Siempre he disfrutado mucho esos angustiantes y ansiosos momentos antes de embarcar. Pra mi, es sólo una corta espera más para encontrarme otra vez con el mar, con las nubes, las corrientes.
Ayer leía memorias de alta mar de Erick tabary. Explicaba de forma muy hermosa du amor por el Pen duick, e barco de su padre que llevo después a una de las épocas de gloria de los viajes regatas francesas. El nació en bretaña, habla de pueblos cercanos, ya no completamente distantes como es común para nosotros los chilenos, los de los mares más australes del planeta. Morceaux, lorient, la guerra. Es brillante escuchar su relato sobre la paciencia, sobre los largos años de la ocupación alemana, donde el Pen duick debió ser abandonado en el lodo, método usual en Bretaña para cuidar a estos viejos barcos de madera, de modo que se mantienen un tiempo en el agua y otro descubiertos. Después de largos 6 años sin atender su cubierta, el barco estaba muy mal, pero con much paciencia y amor, este ilustré bretón lo logro reconstruir, había mucha agua salada por pasar ajo su quilla.

Fuimos sobre la fue de la chateau hasta una vieja iglesia que se veía a la distancia, cerrada por reparaciones. Volvimos, siempre empeñando en internet para escuchar noticias del barco. Son esos momentos mágicos, donde vuelves a saber de tus amigos, que, mundo que quedo indeclinablemente detenido en el segundo que pisaste fuera de casa manda señales de humo, de su presencia, del irremediable tiempo que avanza.
Pasamos afuera de le CAP HORN, cerca de la estación de trenes de brest, nada.

El día pasa, esta cerrado el día con nubes cargadas de agua, pero insisten en mantenernos en esa espera. No llueve.

Fabiola esta más silenciosa cada día, parece que sólo tiene mucho que decir con su gente y poco con este lugar y conmigo. Cada día esta mas ansiosa, creo que la asola una espera larga, vimos han habido muchas al gran explorador del fin del mundo que es Cristian donoso, su marido.

Seguíos paseando por brest, siempre en busca de noticias, trato de calmarla, que es inútil suponer nada. Sólo lo evidente. Son 150 millas de jersey, donde sabemos que fondearon por poco viento, hasta acá, en brest. Con el mejor de los ánimos, calculo unos 4 nudos en promedio, es decir, algo más de 30 horas. Estamos en medio de una calma post frontal, que durará algunos días más. El meteo esta bien para flotar en Vizcaya, sólo estoy esperando la oportunidad de saltar al mar y dejar que lentamente, el bello schooner de 56 pies nos lleve a Vigo, en España, para volver otra vez a empezar.

Datos útiles, la oficina de turismo esta en clemenceau con la rue de chateau, donde pasan los tranvías, hay un mapa de la ciudad gratuito y algo de información donde estoy planeando próxima visita, el acuario en el sector de oceanopolis, en le moulin Blanc.

Hay muy buenos the’s (te) en café de l’ocean, en rue de Lyon con rue de chateau. Les mando una foto de la interesante tetera en que viene el te.

El desastre

Fabiola decidió que nos cambiáramos de Hotel. Dejamos las pesadas maletas, 20 kilos en mi caso, en la recepción, y a eso de las 5, pasamos a recogerlas con la esperanza de tener noticias esa tarde del barco. Se me ocurrió averiguar sobre los clubes de yates de la ciudad, y con la informacion en mano, se la mandamos al satelital, que ha demostrado no servir de mucho ( hace 3 dias que no tenemos idea del barco, del progreso ni de donde esta, y por ende no podemos planificar nada, ni cuantas noches de hotel, si visitar otr lugar, etc.), enviamos la botella al mar, un mensaje con el track para llegar al port du chateau, que por modicos 27€ pretende recibirnos con descanso, agua y luz incluida.

Hacíamos hora en un café, cuando Fabiola fue a nuestro punto con internet, en la plaza cercana a ver si finalmente habían noticias, o teníamos que quedarnos otra noche más. Estaba algo inquieto, después de casi una hora de esperarla cuando volvió. No hay noticias.

Partimos al nuevo hotel, a dos cuadras de distancia. Subimos a la recepción, en el segundo piso, y torpemente golpe la gran mampara de vidrio con mi codo, mas que el susto, nada. Fabiola arregló el tema de la pieza, y teníamos que subir un piso. No se sí por el poco espacio, decidí llevar mi bolso adelante, y ocurrió el desastre. Un escalón, dos y al piso. Cai sobré mi Tobillo derecho, con todo el peso de un par de escalones no pisados y 20 kilos de mochila. El dolor fue inmediato e intenso. Sentí un calor fuera de lo común y de cualquiera que haya sentido (dicho sea de paso, jamás me he quebrado un hueso) que invadió todos los músculos que rodean mi tobillo. Me incorpore al par de minutos, hielo, puedo pisar pero no del todo bien.

Tengo el tobillo hinchado, estoy en el hospital de brest, más precisamente en el Centre Hospitalier Universitaire Hopital de la Cavale Blanche, en espera que me atiendan.
Mi francés no es muy bueno pero donde hay voluntad hay palabras o si no caminos. Me siento agradecido de la vida, de tener una familia como la de Phillipe, Martine y Chloe que me apoya, y ciertamente tener pasaporté alemán, ayuda. La salud en Francia es gratis, por lo que con algo de suerte, tendré una preocupación menos. Veremos.
Por alguna razón paso esto, ya sea por mi mala suerte o algo que no alcanzo a ver. Estoy optimista, al menos puedo pisar, espero no chocar contra un muro que diga otra cosa y se interponga a este sueño único para mi que es cruzar el charco.

Soy bueno navegando, con las cartas, cocinando, algo puedo hacer en el barco pero el doctor dirá. No se que pensara mi familia, ni la gente, sólo se que esta sí es una bifurcación grande en la ruta y los minutos, las horas sabrán revelarme cual es la decisión correcta.

Pasan 1000 y una cosas por mi cabeza, desde por que vine a esguinzarme un pie en Francia, habiendo estado 2 veces en campos de hielo y tantas otras veces solo, pedaleando en rutas muy remotas. Quizás es el sentido de la supervivencia que te hace estar más alerta y empeños estúpido. No se. Como era París en silla de ruedas?, podré embarcarme en el velero?. Que pensará Fabiola?, esa bien callada. Que desastre, es un golpe al ego y n balazo a la humildad. Qe tal si hubiese sido en alta mar. Que tal será si elijo estar en alta mar así. Mi cabeza da vueltas, pienso en mil y una cosas, mientras las letras avanzan y crece la historia, de lo que es o será un bello intento a través del Atlántico.

Ya va más de una hora acá en la urgencia, y de escucha a un francés, diciendo que se va a morir, que lo ayuden. Es nada esperanzador el ambiente y la espera.
Al correr el tiempo, veo una “colega” también con el tobillo esguinzado. Se trata de una estudiante de lenguas extranjeras acá en brest, y por lo que entendí, se vio enredada en un extraño accidente de spinning en el gimnasio.

Al fin me vienen a buscar, se trata de una urgencia de cirugías, por lo que hay algo de gente en todos lados. Veo consternado una abuela con sendo parche en la mejilla, y ahi, en el pasillo entre medio de cuatro salas las marcas en las puertas, producto del apuro con las camillas y el notan sutil golpe para entra en ellas, me recuerda el lugar donde estoy.

Quien me lleva es estudiante de medicina, y con un poco de ayuda del mas alla (habia pedido a mi polola allá en chile que me escribiera una descripción de lo que tenia en francés, gracias a la tecnología y a skype, no fue difícil enseñar cual era mi problema.)
A pesar de ser joven, el ingles de la doctora no era del todo bueno. Creo que en estos momentos difíciles, la memoria se agudiza, todo se acelera, estas mas alerta, y hasta las palabras que escuche en la distancia volvieron a mi cabeza. Le explique que estaba de viaje por trabajo, que venia a buscar un velero que estaba en algun lugar entre cherbourg y brest y que, si era posible, mi intención era embarcarme y seguir viaje (eso fue lo que crei decirle). Amablemente me recordo los verbos elongue, mueva, siente duele?. No era tan dificil. Recuerdo que mi primo rafa, algo preocupado por mi viaje, me recomendó llevar algunos remedios, dentro de los cuales pedi bajo expresad palabras a la farmaceutica en chile. Por favor, si me quebro algo, necesito algo para el, dolor. La preparacion es todo, y de la bolsa de gato salieron 2 tiras de ketoprofeno 50 mg, que fue l primero que puse en pie con algo de hielo. A esa altura del partido estaba bastante preocupado por feo aspecto de mi pie, bastante hinchado. Siguen las pruebas y la damme anota, quien sabe que. Radiographie me indica, le rue orange. Fabiola empuja el carrito por los desiertos pasillos, el silencio inunda el camino, y todo parece funcionar bien, el carro no tiene la rueda suelta, en fin.

En rayos no había nadie, tocamos un par de veces un timbre y no era mucho el progreso.
Paso un tipo con pinta de doctor, con unas simpáticas sandalias crocs verdes, que no se si fue a despertar a las enfermeras o que pero al rato apareció alguien. Como era de esperarse, una fantástica maquina de rayos impecable y en nada de tiempo, ya tenia la radiografía para el juicio final.

Entre en una sala no menos preocupado, donde sacaban al hombre que gritaba probablemente, conn olor putrefacto, donde me indican que el hombre “se hizo” y s no era eso, mi nariz termino de entender rápidamente. Ahi, la estudiante en practica me trata de explicar un montón de cosas y lo único que entendí fue no es tan grave. Creo que ese momento es donde la suerte comenzó a cambiar, para bien. El doctor de las crocs verdes, hablaba un ingles bastante bueno y me indico que no había nada roto. Conversamos bastante y como es un poco mas común en brest, navegaba. Me contó que el también había cruzado el Atlántico, y al saber que íbamos 6 a bordo, me dijo, ahora son 5 y medio. Hay muchas tareas a bordo y se mis limitaciones, nada es casualidad y por slgo suceden estas cosas.

Hace ya 7 años, cuando fui por primera vez a campos de hiel sur, me quebre el dedo medio el segundo dia de expedición. 3 semanas despues, luego de haber recorrido mas de 100 km a pie, y lograr llegar hasta el nacimiento del glaciar pio xi, aprendi que los limites estan mucho mas alla de lo que pensaba posible. Esa vez, el dedo No logro detenerme.

Llego el barco, esta fondeado en camaret, en la boca sur del estuario de brest. Tan solo haber sabido noticias antes.

Esta vez tuve suerte. No pain no gain

Día 7 – recorriendo brest

Al llegar ayer, ciertamente lo mas notable de la ciudad es el castillo que gobierna la entrada al río Penfeld. Es muy antiguo, su origen es romano y fue ampliado con los años. Muy descansados, después de un sueño reponedor, desperté al son de las campanadas de la iglesia de brest, una mole de aires modernos, de unos 10 pisos de alto, que por alguna razón, sonaba sus campanas más allá de lo prudente, quizás invitando a los esquivos feligreses franceses, no muy devotos de la iglesia por estos años.

El castillo marca la entrada a lo que es hasta el día de hoy, un estratégico y gran astillero naval. La base cuenta con múltiples embarcaciones y en el centro del castillo, donde solían vivir es su época dorada más de 1000 personas, na magnífica construcción que corresponde a la prefectura naval francesa. Son los encargados de cuidar la extensa costa desde Mountain Saint Michelle hasta España, por lo qe tienen una ardua tarea con estos tejidos mares de FinisTere.

Hay bastante que mirar. Corresponde al museo nacional de la marina, chateau de brest. Un surtido desde historia, arquitectura, conservación, pinturas, esculturas y tallados hacen de la visita un paseo entretenido, de una hora y media y algo más si se toma con total calma. Me sorprendo un poco de mi primitivo francés, de alguna forma logre comunicarme. Entender perfectamente los precios, el recorrido, etc. Son gente muy amable estos franceses cuando intentas hablar su idioma, aunque sin mucho éxito en mi caso, lentamente, hay algún progreso.

Saliendo de la primera torre, un mini submarino alemán llama mi atención. Se trata de un diseño, del cual se hicieron unos 800, para apenas 2 personas!. Con el, tenían gran autonomía y se dedicaban en ellos principalmente al espionaje y la inteligencia. Después del asalto de Normandía encontraron un par de estos modelitos, lo restauraron y ahora es una pieza de museo. La vista es magnífica. Brest es prácticamente cerrado al Atlántico y aparte de una bahía enorme de 180 km, no se aprecia océano abierto.

Impresionantes son las maquetas y vídeos mostrando la construcción de fragatas y otros buques nativos a vela, de 80 y algo más de 100 cañones. Se ocupaban 3000 árboles a lo menos, una no despreciable cifra para estos verdaderos bosques flotantes. Tengo suerte, veo navegando en la distancia a La Recouvrance, una goleta que cuidaba las costas de África hace unos “pocos” años. Hermoso ver un verdadero clásico navegando,con sus foques, trinquetes, cangrenas, mesana y mayor llena. Hay más que ver, una muestra de mascarones de proa y tallados en madera culminan de fascinar al visitante con lo que se pede ver en este fantástico lugar.

La tour de france, torre de Francia, concluye el paseo, llena de antenas de los marinos y quien sabe que otro extraño sistema de comunicación, disponible.

Fabiola no entró, esperando tener tiempo para conocer el lugar con su marido, una es que llegue, pronto, espero. Fuimos juntos a visitar el jardín de le explorateurs, un lindo jardín botánico donde explican como fue reutilizado, desde una batería de artillería, que dicho sea de paso, nunca fue utilizada, a un jardín botánico. Gobernados por la expedición de bouganville al rededor del mundo, científicos que acompañaron a tan célebre personaje aprovecharon de explorar lugares tan distantes como chile, Nueva Zelandia, nueva celedonia, Japón, entre muchos otros. De esos lugares, hay ordenadas plantas unos agradables bancos para disfrutar del lugar, de la vista no, sólo se ven la troneras de los cañones de artillería.

Caminamos mucho hacia el oeste de brest, no hay mucho mas que el centro haga ahora. El cementerio no es muy llamativo y las casas, de colores a elección normadas entre celeste claro, rosado pálido, gris, todo bastante igual y sin grandes diferencias no hacen que valga tanto la pena el recorrido. Volvimos por un puente muy largo, el pont de la harteloire, y ya cansados, a comer algo al hotel y escribir estas palabras.

Castillo de brest
Tour tanguy
Submarino alemán
Tallados en madera y mascarones de proa
Centro de brest

20121021-224323.jpg

20121021-224353.jpg

20121021-224422.jpg

20121021-224513.jpg

20121021-224635.jpg

Tan solo si

Hoy quiero escribir un cuento

Habia una vez un pais, cuya gran gracia es que su gente tenia una varita magica. El poder de Ella era que podia cambiar las circunstancias de las cosas apenas aparecieran problemas o desastres.

ESA varita, unica por supuesto, tenia el control de Ella el jefe del pais, que era elegido una vez al año por eleccion popular.

En ESA Tierra siempre hubo casi terremotos, casi escasez de alimentos, casi lluvias torrenciales, cuando por arte de magia los problemas se solucionaban.

En ese pais, las elecciones eran reñidas, con sendas campanas y emitian sufragio campesinos, empresarios, niños, madres, toda la poblacion.

Pero la Historia del pais comenzo a tener un giro brusco, aparecieron grupos ansiosos de poder y las franjas revolucionarias, que en secreto maquinaban como podriamos hacerse de tal poder. El secreto del pais traspaso fronteras y comezaron los problemas de migracion.
TOdo el pais se apostaba afuera de los ministerios, de la casa de gobierno y de sus dirigentes que UNO a UNO resolvian magicamente los problemas.

Pero el volumen de problemas era tal que olvidaron prestarle atencion al clima, y la varita dejo de dar abasto. La gente delusilucionada votaba por el otro partido y la varita magica perdio su fama y la gente en medio de la crisis se reunio en la plaza a discutir que hacer.

En medio de esta casi guerra civil se tomo una decision. Se dividiria la varita y se le entregaria el poder a cada una de las personas la posibilidad de hacer con su vida grandes cosas, cambios y mejoras, adaptandose de la mejor forma posible a lo que no pudieran controlar, ya que aprendieron que si pueden hacer algo por si mismos, sin esperar que la varita magica cambie a su antojo lo que Les pica, molesta o complica.

Y así apareció una de las fuerzas mas poderosas, desconocida por la gente de varitalandia, la gente que ni necesitaba mas de lo que tenía empezó a ayudar a quienes necesitaban mas sin esperar nada a cambio.

Esa gente logro un gran cambio. Hizo que las personas volvieran a creer que hay gente que si le importa, que solo hacen por los otros lo que le gustaría que hicieran por ellos.

Dedicado a henry, francés que hace salto base y me devolvió mi cámara digital, volada por los 150 km/hr del paso huemul en chalten.

A el y a muchos que ponen sus habilidades a disposición, mi varita mágica es para ellos

Y el clima dice…

Llegue a rio grande, Argentina despues de lo que parecia un dia facil de pedaleo. Habia parado de llover y el dia abrio a eso de las dos de la tarde. Con todo listo parti hacia el gredal y barro que comunican los casi 3 km de la estancia con el Camino princial. Me acorde de las tecnicas que aprendi en la turba, siempre Pisa sobre el pasto y no Donde jayant huellas antiguas, asi que fuera de carretera llegue sin mucho Mas barro que el del dia anterior, no poco a la ruta. El Camino es Mas bien subida hasta una antena grande que hay la que marca el
Inicio de la Mas brutal pampa.

Un duro avance por el barro hasta que llegue con un durisimo viento al Camino principal. 2 horas en 15 km. La bici no daba Mas de 5 en las bajadas y despues de un rato que parecio una eternidad llegue a la ciudad de rio grande.

Ya van dos Dias de temporal y siendo el Pronostico poco alentador, vamos por las torres del Paine. Con una mezcla de sensaciones pienso en la ruta b, como esta indicada en el plano, que es xomo ubicar la forma perfecta de lograr su cumbre y con estas condiciones la ruta es de oeste a este.

El clima quiere otra cosa. A PTA arenas y seguir buscando rutas, horizontes y desafios.

Al norte, el 18 de Abril Williams espera y el proximo desafio esta trazado. Los canales patagonicos a ancud. 25 Dias a vela